Top

Ojalá el viejito me traiga un Burger King

Ojalá el viejito me traiga un Burger King

Mientras en Burdeos, Francia, los niños le escribían la carta al viejito y los adultos pensaban en qué regalar en otro amigo secreto, Sullyvan K. acumulaba 635 comentarios en el Facebook de Burger King. Para cualquiera, una tremenda pérdida de tiempo, para cualquiera menos para Burger King. ¿Por qué? Porque el rey de las hamburguesas decidió vestirse de Santa Claus en Navidad y premiar con un regalo a su fan más fiel. Obviamente los 635 comentarios de Sully no pasaron desapercibidos y lo hicieron merecedor del gran premio: Un restaurant Burger King bautizado con su nombre, un estacionamiento reservado y el consumo anual asegurado. ¿Qué ganó BK? Una tremenda difusión con una pequeña inversión y una multitud de fans dispuestos a comentar desde ya, esperando que la iniciativa se repita el próximo año.

 

 

Sin duda, de lo mejor que vimos en Navidad.

Sin Comentarios

Publicar un comentario